top of page
Buscar
  • Paul Medrano

Figueroa para qué ¡maldita sea!


Con la fotografía de la gobernadora Evelyn Salgado junto a Manuel Añorve, Héctor Vicario y Rubén Figueroa, uno no puede más que pensar mal.

¿Era necesario? No. ¿Le sirve a Evelyn? No ¿A Félix? Menos. ¿Da un buen mensaje a sus seguidores? No. Cien veces no.

Claro, hay de rufianes a rufianes. Añorve sería el menos impresentable de los tres, pese a los señalamientos de desvío de recursos y de presuntos nexos con el narco cuando fue alcalde de Acapulco. Digamos que está en las ligas menores de la ignominia.

Pero con Figueroa y Vicario la cosa cambia. Hay que tener memoria corta, la piel muy gruesa y el hígado sano para tomarse una selfie con el responsable de la masacre de Aguas Blancas. Y no conforme con eso incluir a su personero, el llamado “hombre del maletín”, quien se dedicara a ofrecer dinero y bienes a cambio del silencio de que quienes protestaban contra el “monopolista del poder”, como llamara Monsiváis al exgobernador.

Figueroa y Vicario representan a la política retrógrada, caciquil y siniestra. Una política que dejó docenas de huérfanos (en sentido literal y figurado). No es casual que, en pleno siglo XXI aún haya políticos a quienes se les llena la boca al llamar “don Rubén” a Figueroa. Como si los guerrerenses estuviéramos en deuda con él. Como si su paso por Guerrero fuera digno de admiración y respeto. Vicario, incluso, está inhabilitado por malos manejos cuando estuvo en Sedatu. O sea, es una ficha.

Por eso digo, no. Mil veces no.

Ese tipo de práctica política debe quedar en el pasado. Los jóvenes que aspiran a convertirse en los políticos del futuro tendrían que entender que nada bueno se puede aprender de Figueroa, de Vicario y otros tantos sátrapas que andan por ahí, regodeándose, como si nada. Pero tristemente no es así. Son muchos los que sueñan con cargarle su bastón, con decirle “don” aunque sea una vez en su vida y con tomarse una selfie.

Hace 25 años, Félix Salgado Macedonio llamaba “perro chato” a Figueroa. Lo acusó de ser el que mandó asesinar a los 17 campesinos en el vado de Aguas Blancas en 1995. El pleito entre ambos estaba en su apogeo y el entonces también llamado “diputado costales” mantenía una airada lucha política con el priismo. Ahora, supongo, hasta han de ser amigos en Facebook, se darán like mutuamente. Es más, hasta deben “donnearse”. Vayan ustedes a saber lo que ocurra en la tramoya política. Yo no lo sé de cierto, pero supongo así ha de ser. No hay vuelta. Con esas fotos, a uno le da por pensar mal y quien más pierde es la gobernadora. ⚅

[Foto: Carlos Ortiz]

576 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 comentarios


panteranegra_132
05 mar 2023

Tienen el nombre.

-A qué colonia lo llevo Don Rubén.

-A la Figueroa Mata.

Me gusta

jjrr100c
20 feb 2023

¡FELICIDADES A LOS CREADORES DE ESTA PÁGINA1

Me gusta
bottom of page