top of page
Buscar
  • Jesús Escabernal

Cabeza Olmeca sobre Tesla. El meme colosal de Chavis Mármol / I



“Sos-pe-cho-so”, eso nos dice El hombre que se lleva la mano a la boca, después de su encuentro con la Cabeza Olmeca sobre tesla de Chavis Mármol financiada por Colima 71 Art Community Hotel y un mecenas cuyo nombre se mantiene en reserva. Aquí en exclusiva la imagen del encuentro.

Instalada el 5 de marzo de este año en un terreno protegido por una reja, propiedad del referido hotel boutique en la colonia Roma de la CDMX, la intervención escultórica de Chavis consiste en la reproducción de una Cabeza Colosal Olmeca de aproximadamente 9 toneladas depositada con la asistencia de una grúa sobre un automóvil Tesla modelo 3. En el artículo publicado por Agence France-Presse (Tesla aplastado por una cabeza Olmeca, una pieza de arte provocador, 14/03/24), el artista le dedica una oración a Elon Musk , el magnate de la triple nacionalidad que pronto instalará su planta de carros eléctricos en Monterrey: “Mira lo que le hago a tu pinche carro con esta cabeza maravillosa, esto es más grande que tú y las tecnologías rampantes”.

La pieza escultórica en cuestión señala una constante en la reciente producción de Chavis Mármol (Hidalgo, 1982). La primera pieza de esta línea, Neo-tameme (2021), consiste en una mochila con la forma de una cabeza Olmeca modelada a partir de materiales ligeros, de tal manera que permite la acción performática del escultor: simular la labor de un repartidor de alimentos a domicilio conduciendo una bicicleta. De acuerdo con Chavis el nombre de la pieza proviene de “tlamama” que significa “cargar” en náhuatl y que el tameme fue, para los pueblos nahua-mexica, la persona encargada de trasladar mercancía sobre su espalda de un lugar a otro. La segunda pieza, Mr. Olmeca Head (2021), reproduce una cabeza Olmeca tallada en piedra volcánica a una escala similar al Señor Cara de Papa, el juguete estadounidense popularizado en la película animada ‘Toy Story’. Esta piedra se encuentra perforada de tal manera que es posible insertar las piezas elaboradas en resina (brazos, orejas, nariz, etcétera). En el sitio web de Chavis Mármol se argumenta que en esta escultura-juguete desarmable “se ponen en tela de juicio-juego las dicotomías entre objeto sacro y popular, objeto patrimonial y objeto de consumo, material noble y material desechable, cultura extranjera y cultura local”.

El arduo proceso de investigación llevado a cabo por El hombre que se lleva la mano a la boca, nos condujo al epicentro del fenómeno. Instagram. Sucede que la más reciente Cabeza Olmeca de Mármol ha recibido la acogedora sobreexposición que garantizan las obras diseñadas para impactar en los algoritmos y los medios del encabezado conductual; esas otras tecnologías rampantes beneficiarias de la provocación y el consecuente revoloteo de la opinión pública. Y sí, el autor ha cobrado popularidad a partir de la interacción en las redes sociales. El aval del público que celebra la supuesta subversión de la pieza y también las atenciones de aquellos que se complacen al señalar el plagio de Chavis al tatuador Bilis Negra. Todo ha sumado a esta tendencia entre los espectaculares del ‘scroll’ durante la segunda quincena de marzo.

Chavis ha aprovechado la convocatoria del morbo para dirigirse a sus detractores, esos a quienes señala como “arqueólogos de la sabiduría que romantizan la genialidad”. A través de un ‘post’ en su cuenta personal afirmó que su intención nunca fue inventar nada nuevo y se aseguró de dejar en claro el límite de sus capacidades intelectuales: “no soy un genio y tampoco me interesa serlo”. Sin embargo, el licenciado en Artes Visuales por el Instituto de Artes de la Universidad Autónoma del Estado del Hidalgo y maestro en Artes Visuales por la ENAP de la Academia de San Carlos UNAM, reconoció que la solución formal de su escultura aplastando al Tesla está basada en el trabajo de Jimmie Durham. Consulte la pieza del artista visual estadounidense Bodegón con piedra y coche (2016) y figúrese usted los desafíos formales que tuvo que enfrentar Chavis. En la misma publicación el artista señala la influencia de las investigaciones del artista Francisco Regalado en el Laboratorio de Arte, Arquitectura y Arqueología (LAAA) y el video que documenta el traslado del monolito de Tláloc al Museo de Antropología. Pero Chavis remata con humildad: “En conclusión lo que yo buscaba al hacer esta pieza era trolear a Elon Musk y su nueva planta de autos en México, un meme a gran escala”.

Más allá de la referencia directa y el comercial tributario incluido en esa suerte de defensa discursiva, el artista no refiere a la obra del autor mexicano Bilis Negra, un dibujo sin título y fechado en 2021, en el que se percibe la representación de una Cabeza Colosal Olmeca comprimiendo con su peso a un vehículo policial. La sugerencia del presunto plagio fue publicada por otro “perfil viral” titulado Obras de arte comentadas, cuyo contenido se enfoca en la divulgación de exposiciones, obras y noticias relacionadas con el criterio editorial de lo que sus administradores consideran artístico. Reseñan con frecuencia aquellas producciones que les resultan potenciales generadoras de tendencia; y la reciente popularidad de Chavis no podía ser desaprovechada. Una serie de publicaciones curadas con la intención de “abonar a la genealogía de las cabezas Olmecas en el arte contemporáneo” nos presenta el listado de algunas otras piezas artísticas que guardan similitud con la obra de Mármol: Territorio periférico de Miguel Ángel Montaño (2016), Representaciones Arqueológicas de Adalberto (2019) y Arqueologías involuntarias de El Gallo Morales (2022).

Si en verdad existiera el compromiso por indagar entre las composiciones visuales que parafrasean a las cabezas Olmecas frente a la imagen de un objeto tecnológico (la industria, la arquitectura, o la idea rebuscada de la explotación territorial, el extractivismo etcétera), el listado seguro sería enorme: desde el dibujo Alegoría al México profundo del autor de Buba, José Quintero (2023) hasta la pintura Big Mutant, de Jeff Jordan (fragmentada para la portada del álbum Amputechture de The Mars Volta, 2006). Pero una reflexión responsable entorno a la resignificación de las piezas arqueológicas en la producción visual tendría, por citación obligada, el referente de la Escuela Mexicana de Pintura; y por orden lógico, gran parte del punto de partida en sus ejes discursivos en Siqueiros y su manifiesto Tres llamamientos de orientación actual a los pintores y escultores de la nueva generación de América (1921). Allí Siqueiros nos dice:

“La comprensión del admirable fondo humano del “arte negro” y del arte “primitivo” en general dio clara y profunda orientación a las artes plásticas perdidas cuatro siglos atrás en una senda opaca de desacierto; acerquémonos por nuestra parte, a las obras de los antiguos pobladores de nuestros valles, los pintores y escultores indios (mayas, aztecas, incas, etcétera); nuestra proximidad climatológica con ellos nos dará la asimilación del vigor constructivo de sus obras, en las que existe un claro conocimiento elemental de la naturaleza que nos puede servir de punto de partida. Adoptemos su energía sintética, sin llegar, naturalmente, a las lamentables reconstrucciones arqueológicas ('Indianismo', 'Primitivismo', 'Americanismo') tan de moda entre nosotros y que nos están llevando a estilizaciones de vida efímera”.

Si David Alfaro no menciona a la escultura Olmeca en su manifiesto es simple y sencillamente porque el nombre para esta civilización, grupo cultural o estilo escultórico aún no existía. La definición del concepto Olmeca se atribuye a Miguel Covarrubias, a partir del artículo El arte “olmeca” o de la venta (Cuadernos Americanos no. 4, 1946). Covarrubias tomó como punto de partida la ponencia que se presentó en conjunto con Antonio Caso durante la Reunión de la Segunda Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología llevada a cabo del 27 de abril al 1 de mayo de 1942, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Dicha reunión tuvo una influencia fundamental en la configuración del contexto de los olmecas en la cronología de la actividad cultural mesoamericana. Acudieron a la convocatoria los arqueólogos Matthew Stirling, George C. Vaillant, Gordon F. Ekholm, Alfred V. Kidder, José García Payón, Wigberto Jiménez Moreno, Paul Kirchhoff y Eduardo Noguera, entre otros. A partir de los acuerdos suscitados durante esta reunión se consideró formalmente a los olmecas como precursores de la identidad plástica en otras culturas, atribuyéndole la valoración de una “cultura madre”. ⚅




________

[Por la foto principal: Carlos Ortiz]

113 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

留言


bottom of page