top of page
Buscar
  • Paul Medrano

Chavelas, in memoriam


Cosa curiosa, a Abraham Chavelas, personaje emblemático de Acapulco, lo conocí en Chilpancingo, durante una feria del libro que hicimos junto con el poeta Carlos F. Ortiz allá por el año 2002.

No sé cómo, pero se enteró.

Debo aclarar que 20 años después, resulta muy fácil anunciar y difundir tal o cual evento. Que Chilpancingo y Acapulco están a poco más de 100 kilómetros.

Pero en 2002, en el estado de Guerrero, las cosas eran distintas: Hubo gente que ni se enteró que durante dos años se organizó una feria del libro que incluía actividades literarias (gente como Eusebio Ruvalcaba, JM Servín, Andrés Acosta o Julián Herbert visitaron la capital del pozole) y conciertos musicales (dichosos de aquellos que disfrutaron de las tocadas gratuitas de Real de 14, Armando Palomas, Mamá Pulpa, Monocordio y otros tantos más). Hubo muchos que no quisieron venir (y era entendible ¿quién deseaba ir a Chilpo en esos años?), otros que ni contestaron. O incluso, los que juraron y perjuraron que irían y al final no fueron.

Pero Abraham se enteró y me escribió. Dijo que iría y fue.

Ahí lo conocí.

Pasamos toda la noche en un bar ya extinto llamado La Máscara. Ahí hablamos de la necesidad de crear más espacios, de impulsar manifestaciones artísticas, de traer a los jóvenes que no podían (pueden) viajar otro tipo de expresiones culturales. Hablamos mucho esa noche, de tender brazos y hacer cosas.

Desde entonces, mantuvimos una constante relación profesional. Y una amistad de encuentros esporádicos.

Claro, él siempre trabajó y se movió en cuestiones de audio, radio, producción y creación sonora. Yo, por mi parte, me enfoqué en el periodismo y literatura. Con los años yo también emigré a Acapulco, donde lo vi más seguido. Siempre que lo topaba, me daba gusto. A veces compartimos algunos tragos, en otras, asientos en alguna presentación.

Abraham pertenecía a la estirpe de gestores culturales natos. Siempre estaba haciendo algo. Contrario a mí, que nomás me la paso criticando, él siempre estaba pensando en qué hacer. Con cinco personas con el empuje de Abraham, Guerrero sería otra cosa en materia cultural.

Era visionario, innovador, divertido y sumamente culto, fuera el tema que fuera. Lo mismo hablabas de libros, que de presupuestos culturales o simplemente del Cuararé. No necesitaba foros de primer nivel, aunque expuso en foros de primer nivel como el Bargehouse/Oxo Tower en Londres, The Mexican Cultural Institute de Nueva York, en el Recital Internacional Chilango-Andaluz en España, en el Laboratorio Arte Alameda, en el Bosque Sonoro/Museo de Arte Moderno y el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) en Ciudad de México.

Recuerdo que cuando inició el tianguis alternativo Hydro (allá por 2005), en su momento la idea me pareció un tanto extraña: “¿Para qué quieres un mini Chopo si puedes ir al Chopo?”, le pregunté. Pero hoy, entiendo, que la intención de Chavelas no era copiar al mítico tianguis, sino estrechar relaciones entre creadores, coleccionistas y comunidad. Algo que sigue haciendo falta en Guerrero y que él vio necesario hace más de una década.

Participó en infinidad de proyectos, colaboró con decenas de creadores y convocó actividades de todo tipo: musicales, literarias, pacifistas y de derechos de minorías. Conocía muy bien la escena cultural guerrerense, pero también estaba inmerso en el plano nacional. De un tiempo acá, su iniciativa Más música menos balas, que planteaba el fomento del arte y la cultura como medios de transformación social, tenía resonancia más allá de lo estatal: Tijuana, Mazatlán, Ciudad de México, Guadalajara, Veracruz, Monterrey. E incluso de lo nacional, pues tuvo repercusión en Venezuela y Argentina.

Realmente no tengo dato certero de cuántas actividades encabezó. Quizá nadie la tenga. Porque desde 2002, en que lo conocí, continuamente me llegaban sus flyers (cuando todavía se usaban) al correo. Conciertos, exposiciones, talleres, fiestas, conversatorios, tianguis, podcast, videos y no sé cuántas cosas más. Era un men movidísimo.

Guardo con mucho cariño dos playeras de la marca Malagua, que fundó junto con la diseñadora Desiree Jiménez. Una de ellas la usé cuando presenté mi primer libro. También guardo un flyer de una presentación que me organizó, pero sobre todo, valoro las fotos de una tarde en que nos fuimos a las luchas, tomamos mucha cerveza y nos compramos unas máscaras. Chavelas tenía una vibra agradable, ideas de todo tipo, pero sobre todo, una sonrisa como respuesta.

De un tiempo acá, hizo de su casa un centro cultural independiente: Pinzona 109, donde lo mismo se hacía música, pintura o talleres. No es sencillo tomar una decisión así. Y lo podemos ver a nuestro alrededor: muy pocos abren su casa. Abraham lo hizo y desde hace años funcionaba como tal.

Para él no había obstáculos. Hacía las cosas con o sin apoyo. Eso no lo detenía. En no pocas ocasiones terminaba poniendo de su bolsa. Por eso era un tipo valioso. Animaba cuando en alguna actividad comenzábamos a desanimarnos. Proponía cuando fluía la cerrazón.

Por el lado creativo, la cosa iba mejor que nunca. Chavelas estaba inmerso en construir atmósferas sonoras cada vez más complejas. Usaba y destacaba elementos populares para construir piezas que, en solitario o acompañadas de poesía o video, brillaban por si solas. Lo mismo el entraba al synth, que al electrónico, al break, a lo popular o guapachoso. Cumbia, house, ambient, funk, modern classical, el género era lo de menos, porque Chavelas siempre estaba en experimento continuo. De lo último que supe de él, es que estaba inmerso en un proyecto llamado Costera Vieja, donde junto con Salvador Perdomo, Paco Carajo y Félix Serrano experimentaron con la música, la nostalgia, la poesía y el sonido. Su disco ¡Súbanle, hay lugares! fue de las últimas colaboraciones de Abraham.

La huella de lo que hizo abarca más de dos generaciones. Su paso por la Internet es extenso. Hay muchísimo sobre él: textos, videos, entrevistas, música, noticias. Desde Capote, lo saludo a dos años de su partida. Seguimos en línea, Abraham. ⚅

[Foto: Carlos Ortiz]

298 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


echavelasjr
Sep 22, 2023

Muchas gracias, a nombre de sus hermanos, muchas gracias.

Like
bottom of page