top of page
Buscar
  • Lydiette Carrión

Se asienta cacicazgo en la UAG


Guerrero es un estado de tradición combativa y su universidad, una “universidad pueblo”, surgió con esa vocación. Por eso, a diferencia de universidades como la UNAM, por ejemplo, el rector se elige por votación directa. Sin embargo, en los últimos años todo indica que se quiere doblar la ley e imponer un grupo político específico.

“Estamos luchando contra un cacicazgo”, dice Rubén Cayetano García, abogado egresado de la UAG.

“La ley orgánica de la UAG establece la reelección por una sola vez. Pero el candidato a rector, candidato único, Javier Saldaña Almazán, ya ejerció esa reelección. Lo eligieron por primera vez en 2013 y fue reelecto en 2017. El ya no puede volver a competir para ese cargo”.

Sin embargo, lo está haciendo. Además es candidato único. La comisión electoral de la Universidad, rechazó la candidatura de sus oponentes, Silvia Alemán Mundo y Jorge Luis Urióstegui Trani, por no contar con el aval de 25 miembros del Consejo Universitario.

“Pero el consejo universitario ya es de ellos”, advierte Cayetano García. Este requisito, el de los 25 miembros del consejo, fue una modificación que hizo este grupo. Con eso, advierte, el grupo político que se encuentra en el poder controla quién puede postularse y quién no, porque ya controla al consejo.

Un interinato ilegal

Los dichos del abogado tienen resonancia, sobre todo porque la UAG ya viene de una situación, por decir lo menos, irregular: Como se escribió arriba, Saldaña Almazán fue elegido por primera vez en 2013; en 2016 la UAG estableció que los rectores se podrían reelegir una sola vez. Saldaña se reeligió en 2017. Luego dejó un rector interino (designado por él), pero en vez de que este rector convocara a elecciones libres antes de los seis meses, se quedó durante cuatro años en el cargo.

“Otrora universidad pueblo, ejemplo del pensamiento libre autocrítico, ahora se impone una sola fuerza política”, se lamenta el abogado. “No permiten la participación de un adversario, de un contendiente, de un opositor. Y por eso hablamos de un régimen arbitrario, antidemocrático. Eso es lo que está sucediendo”.

Y agrega:

“Nosotros como abogados hemos querido ejercer los recursos legales, pero los tribunales que están en Guerrero no lo permiten, bajo el criterio de la autonomía no permiten ni admiten ninguna demanda de amparo, porque dicen que para efectos del amparo, la universidad no es una autoridad”.

Paradójicamente, explica, cuando ocurrió lo del interinato, el poder Judicial sí aceptó un amparo. En aquella ocasión, en 2017, el abogado Román Ibarra, promovió un amparo en favor de uno de los aspirantes, el doctor Reyes Carreto. En esa ocasión, un juez de distrito les dio la suspensión. Eso implicaba que debía haber un interino, y que se deberían convocar a elecciones, y que el doctor Reyes Carreto debía ser candidato.

Pero no fue así.

[Foto: Gonzalo Pérez]


____________

Este texto también fue publicado en Pie de Página

284 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page